11 de diciembre de 2014

Alternativas al café

¡Hola chicos!

Ya hace algún tiempo que no realizábamos ningún tipo de entrada sobre temas relacionados con la salud y nutrición y hoy hemos decidido retomarla.

Es el turno de hablaros sobre algunas alternativas al café. Muchísimas son las personas que recurren al café cada día como estimulante para combatir el sueño y en varias ocasiones durante la jornada. Cierto es que la cafeína nos puede ayudar en muchos aspectos de nuestra vida diaria, ya que podemos notar como aumenta notablemente la capacidad de atención cuando la tomamos. Pero claro, como casi todo en esta vida, si tomamos 4 tazas de café al día, nuestro cuerpo acabará notando los efectos nocivos de la misma. Al fin y al cabo, todos los excesos son malos, en todos los aspectos.

Pero ¿Qué ocurre si no te gusta el sabor del café? ¿O sino toleras bien la cafeína? ¿O quieres reducir la ingesta de cafeína en tu cuerpo?

Pues tienes muchas alternativas para que cuando llegue el momento de una dosis de energía extra puedas recurrir a ellas.

La más recurrente y en la que todos habéis pensado, seguro que es las infusiones con teína. Para mí es una buena opción para aquellas personas que no les gusta el café, que no es mi caso, ya que he llegado a alternar ambas bebidas :)

Pueden ser una alternativa más que saludable para sustituir tu café y adquirirás esa dosis de energía que te hace falta.

El té negro es el más estimulante, seguido del té verde. 




También podéis recurrir a una alternativa que en este caso valdría para las personas que no toleran bien el café, por motivos X y en la que encontraréis un sabor similar a ese café que tanto añoráis en algunas ocasiones (yo lo vivo día a día, os lo puedo asegurar que pasa)

La opción es: mezclar cereales solubles con sabor a café que podéis mezclar con leche o si sois intolerantes a la lactosa, podéis mezclarlos con tés o jengibre para conseguir ese ansiado efecto.



También, las infusiones con base de ginseng y yerba mate pueden obtener efectos estimulantes y vigorizantes parecidos a los que se obtienen con la ingesta del café.

Mis infusiones preferidas y 100% recomendables

Y ya como última opción, en el caso de que vuestro problema es que queráis reducir el consumo de cafeína pero seguir disfrutando de un buen café, son los cafés descafeinados, que contienen un 0,1% de cafeína frente al 4% que tienen los normales. Con que la diferencia es notable.

Espero que os haya gustado este post y como podéis observar en esta vida, hay solución y opciones para todo, al alcance de nuestras manos.

Un besazo enorme y mil gracias por estar ahí.



2 comentarios:

  1. La verdad es que el cafe me gusta pero no soy una gran aficionada, mi café de media mañana lo he sustituido por un te rojo que me encanta y por la mañanas no perdono mi cola cao con cereales. Así que ánimo a todas a buscar un sustitutivo que lo hay.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! A veces cuesta, pero es importante conocer las alternativas y aprovecharlas. Un saludo!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...